domingo, 30 de mayo de 2010

Educar con el ejemplo

Uno entraba al colegio y automáticamente se habilitaba una caja de ahorro (la única entidad que las ofrecía era la Caja Nacional de Ahorro y Seguro). La cooperadora escolar daba una libreta de ahorro a cada chico. Incluso, los sueldos de los menores de edad (antes se era mayor a los 21) se pagaban a través de la caja de ahorro”

La libreta de ahorro era toda una institución, como que te dijeran que cuando terminaras tu adolescencia, ibas a tener dinero suficiente como para poder poner tu taller o montar tu comercio, o en su defecto poder pagarte tu carrera universitaria”.

“Recuerdo que su aparición en 1915 tuvo que ver con la gran masa de inmigrantes que llegaron a la Argentina y que no tenían donde depositar lo que iban ahorrando. Pero su época dorada fue a partir de los años ’40, cuando se masificó su uso.”

“Cuando era tu cumpleaños, en esa época lo primero que te regalaban era un billete de $5 o de $10. Entonces, lo primero que te decían era “guardalo”, y uno ya sabía que lo primero que iba a hacer al día siguiente era ir a la cooperadora a comprar la estampilla”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada